¿CUÁNDO SIRVE LA TERAPIA DE PAREJA?

por | Dic 15, 2022 | Psicoterapia de pareja

Nos escribe Leo 47 años “Hola Luciano, te escribo porque con mi pareja empezamos una terapia de pareja y no sé si sirve de mucho.  Ya fuimos un par de veces pero no veo resultados,  nos terminamos peleando allí y la última vez dije que no iba a volver porque nos vamos a terminar separando, entonces no le veo sentido al espacio. ¿O será que hay que cambiar de profesional? Muchas gracias como siempre

Querido Leo: muchas gracias por tu consulta que toca un punto sobre el que hubo bastantes correos este último tiempo así que es una gran oportunidad para despejar dudas compartidas por otros lectores.

Vayamos directamente al hueso del asunto ¿Cuándo sirve la terapia de pareja? porque no es suficiente  con que dos personas estén pasando un mal momento para que pidan un espacio conjunto. Más bien tiene que ocurrir que el malestar por el que piden ese espacio tenga alguna trama que compartan los dos  por ejemplo conflictos por los que discuten y al cabo de los cuales terminan siempre en actitudes estereotipadas : uno se enoja y el otro amenaza con el fin de la relación,  es un caso típico en el que seguro podrán reconocerse después de algunas entrevistas que quién se enoja quizá está angustiado y quién amenaza con separarse está más enojado que el otro, pero no quiere separarse : es decir la trama común de que hablaba es la que permite reconocer roles y un circuito más o menos habitual de acuerdo con el cual los motivos son secundarios.  Podrían haber discutido por cualquier cosa porque lo que está en primer plano es actuar los conflictos y reproducir el patrón de conducta que mencioné.

Sin embargo es cierto que cada vez es menos frecuente que un espacio de terapia de pareja sea para hacer el trabajo que mencioné.  Hoy en día suele ocurrir una triple situación:  1) que llegue a la consulta una pareja que ya está separada hace tiempo pero no sabe cómo separarse físicamente. Con lo cual es preciso trabajar mucho para que esta separación no sea temida 2) Que lleguen dos personas que están juntas quizás hace mucho tiempo, pero no son una pareja 3)  que lleguen dos que necesitan aprender a conversar para ver si con el tiempo serán una pareja o no.

Vamos a considerar cada uno de estos casos.  1. siempre digo que una separación no se decide.  Si volvemos al ejemplo que mencioné al comienzo podemos ver cómo la amenaza de separación es una de las vías más corrientes para mantener una relación, pero hablar de separarse en serio es otra cosa . Para eso hace falta una enorme madurez emocional, la de aceptar que un vínculo a pesar del amor que puede incluir,  debe cambiar de “régimen”. No terminar sino modificarse,  si eso lleva a que dos personas no se vean más es difícil saberlo. También es cierto que un vínculo no termina porque dos personas dejen de verse. Entonces lo central es que una separación no es algo que se decide sino que se acepta,  por lo general cuando ya ocurrió.

Cuando alguna persona o una pareja me pregunta si debe separarse, yo les respondo «no sé,  eso es algo de lo que te vas a enterar un día y allí vas a encontrarte con una certeza» quiero decir que una separación no se planifica y puede ser que en el espacio terapéutico, dos personas descubran que algo entre ellos ya terminó y pueden hacer de la separación una nueva manera de  encontrarse.

Con esto, no quiero decir que una terapia de pareja es separarse, pero si puedo afirmar que está destinada al fracaso toda terapia que se busque con el afán de no separarse.

  1. Vayamos al segundo caso. Muchas veces ocurre que en el consultorio tenemos a dos personas que hablan entre sí, incluso acerca de ellas, pero nos preguntamos dónde está la pareja porque escuchamos que se cruzan reproches, que se lanzan acusaciones o se usa el espacio para que un tercero haga de árbitro, porque lo que está en juego es que son dos personas que buscan cambiarse una a la otra, es decir antes que una trama común, lo que encontramos es que el conflicto es con el otro en si, con el otro como tal, porque no se aviene a nuestras expectativas o intenciones.

Se trata de situaciones difíciles, porque no es raro que en estos casos se traspasen límites que uno esperaría que estén asegurados en un vínculo; me refiero a que en este tipo de relaciones se le puede decir cualquier cosa al otro porque lo que está en el centro es una disputa de poder con el fin de imponer el propio punto de vista. A estas encrucijadas yo las llamo “que el otro entienda” y la verdad es imposible hacerle entender algo a alguien: nadie puede entender nada que no quiera entender o que no haya entendido antes. Es decir lo claro es que bajo la pretensión de hacerle entender algo al otro, -que podría parecer de lo más racional- está el anhelo que los dos piensen lo mismo y donde todos piensan de la misma manera no hay pareja sino fusión o uso del otro como instrumento personal para la propia fantasía.

  1. Más arriba me referí a la búsqueda de un tercero. Un terapeuta de pareja no es un observador exterior que dirá qué es preciso que esas dos personas hagan. Tampoco está para entrar en una alianza con ninguna de las dos personas, -a veces alcanza con que lo intente para que los otros dos si son una pareja lo expulsen- sin embargo es en cierto modo un tercero; pero su “terceridad” no es porque sean tres personas en el consultorio sino que se juega en representar el lugar de la palabra con todas sus ambigüedades y malos entendidos.

Me explicaré mejor. Para que una terapia de pareja sirva, es preciso que las dos personas que consultan estén de acuerdo más acá o más allá de todos los conflictos que tengan, en que hay algo que no están pudiendo hablar y no porque les falta claridad o un modo mejor de expresión sino por el hecho de que son parte interesada.

El primer paso en la consulta está en poder salir de la prisa por interpretar lo que el otro dice para pensar que hay algo que no podemos escuchar del todo,  que muy rápidamente decimos “el otro dice” eso, pero puede no ser así y se trata de incorporar esa indeterminación.

Lo digo de un modo más simple: al otro le pasa algo conmigo que no sé qué es,  que tal vez no le hace bien y necesitamos tiempo para saber de qué se trata. La consulta de pareja no es para nada pragmática: no es para ir a un par entrevistas y que los problemas se resuelvan. Más bien diría que es para aprender a tener problemas. Una pareja o dos personas van a terapia de pareja no porque tengan muchos problemas sino por el contrario,  porque no pueden tener problemas comunes.

También diría que una terapia de pareja necesita en su inicio que las dos personas puedan dejar de pensar que si el otro está mal es a causa de uno. Cuando pensamos según idea de causa lineal no hacemos más que pensar racionalmente lo que en el inconsciente se vive como culpa. Poder pensar en términos de vínculos es para dejar de creer que la causa es unidireccional, por ejemplo, dos personas solicitan terapia porque una fue infiel pero para ser un tratamiento ambos tienen que dejar de creer que la infidelidad es la causa de su mal, algo que uno le hizo al otro, cuando se trata más bien del modo en que se resolvió entre ellos un conflicto que no pudieron o no supieron ver antes.

Querido Leo, me despido con estas líneas para que puedas reflexionar sobre si tu caso es alguno de los que menciono y en particular te diría que más que cambiar de profesional, quizá todavía es pronto, a lo mejor conviene meditar sobre las condiciones para sacar mejor provecho del espacio.

← Ir a «Terapia de parejas»

Solicita más información

IMAGO PSICÓLOGOS
Avenida del Rodeo, 92
28250 Torrelodones

Tel: 91 898 10 34
Email: info@imagopsicologos.com

-

7 + 7 =